¿Qué buscas?

Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Cuba podría prohibir el reggaetón

“Ni la vulgaridad, ni la mediocridad podrán mellar la riqueza de la música cubana. Para ello trabajamos coordinadamente desde las instituciones culturales con todos los factores que intervienen en la promoción, difusión y uso social de las producciones musicales”, explicó el presidente del Instituto Cubano de la Música (ICM), Orlando Vistel Columbié, en una entrevista con el periódico estatal Granma.

Si bien esta consideración alcanza al reggaetón, no se tratará exclusivamente de ese género. “Expresiones vulgares, banales y mediocres se registran en otras prácticas musicales. De modo que no debemos particularizar en un género. Pero no es menos cierto que en el reggaetón esto es mucho más notorio”, indicó.

La administración cubana apuntará, entonces, a reducir la reproducción de esta música en los espacios públicos, como fiestas populares o medios de difusión. Para ello, está trabajando en la creación de una norma jurídica, según confirmó Vistel al diario oficialista. El objetivo es, por un lado, proteger a la música cubana y, por el otro, evitar la denigración verbal de personas, en especial, las mujeres.

“Obviamente, cada quien es libre de escuchar en su privacidad la música que desee, pero esa libertad no incluye el derecho de reproducirla y difundirla en restoranes y cafeterías estatales o particulares, ómnibus para el transporte de pasajeros y espacios públicos en general”, aclaró el funcionario que depende del Ministerio de Cultura cubano.

En una reciente entrevista con la agencia AFP, Vistel señaló que, de no seguir las reglas éticas, se aplicará la “descalificación profesional”. Esto significa que el músico sancionado perderá su “aval” (licencia) para ejercer su arte en la isla.

Otras noticias
Así es el arsenal químico del régimen de Al Assad
La galería oculta nazi tenía "obras extraordinarias"
MÁS INFRAESTRUCTURA PARA CONSTRUIR A MÉXICO DESDE DENTRO: MURRIETA CUMMINGS